La importancia de las siestas en el sueño infantil

Te habrás dado cuenta que todos los especialistas en sueño infantil insistimos mucho en la importancia que tienen las siestas para lograr un buen descanso nocturno. 

Al principio puede sonar un poco raro porque lo habitual es pensar que cuanto menos duerma de día y más cansado llegue a la noche mejor va a dormir. Pero en el caso que nos ocupa es exactamente al revés. 

Como mejor duerma durante el día más números tenemos para que descanse mejor durante la noche y duerma más plácidamente.

Asumido esto es importante entender que las siestas más o menos regulares no se establecen desde el primer día, y que no será hasta los cinco meses que podrás empezar a observar un cierto patrón de descanso. No obstante, este patrón al principio no se basará en un horario concreto sino en observar las necesidades de tu bebé.

Es importante observar las señales de sueño y cansancio de tu hijo para no sobrepasar las ventanas de sueño y que vaya sobrecansado. Si esto pasa su cuerpo empezará a segregar cortisol y hará que vuelva a estar activo, pero seguirá irritable y de mal humor. 

Los bebés necesitan descansar durante el día para facilitar que el cerebro se desarrolle adecuadamente e integre la gran cantidad de aprendizajes que adquieren cada día. 

Además, si por el contrario no hemos procurado un correcto descanso diurno va a llegar tan cansado a la noche que su sueño va a ser agitado, probablemente con despertares y poco reparador.

 

¿Qué hay que tener en cuenta para que las siestas sean un éxito?

 

Sigue un pequeño ritual antes de cada siesta

Puede ser una variante del ritual de la noche pero más corto. Los bebés necesitan poder prever qué va a ocurrir, les aporta tranquilidad y seguridad.

Acuéstale cuando aún está despierto

Igual que por la noche, es importante dejarlo en la cama cuando esté muy relajado pero aún despierto. Esto facilitará que aprenda a dormirse sin necesitar de ayudas externas.

Ten un ojo en el reloj y un ojo en tu hijo

Es importante seguir un horario y una rutina, pero lo principal es observar qué necesita él en cada momento.

Observa sus señales de cansancio

Está al caso si se frota los ojos, tiene las cejas rojas, se toca la oreja, bosteza…y no dejes que se pase la ventana del sueño.

Adapta el entorno para que sea tranquilo y relajante

Procura que esté a oscuras, con una temperatura agradable y en silencio.

 

El sueño del niño es un proceso evolutivo que está en contínuo cambio. Por lo tanto puede que lo que hoy te funcionaba mañana deje de hacerlo. 

Aún así, hay unas líneas generales que puedes seguir para saber cuántas siestas debería dormir tu bebé y cuantas horas de sueño diurno debería hacer según su edad.

En la tabla de a continuación encontrarás una idea aproximada, si bien lo más importante es que observes a tu hijo y encuentres la fórmula que le funciona a él como bebé y a vosotros como familia.

número de siestas para niños

Siestas de los 6 a los 8 meses

En este rango de edad tu bebé debería estar haciendo unas 3 siestas y durmiendo alrededor de unas 3-3’5h durante el día. 

Si ves que llega la tarde y no ha dormido lo suficiente puedes intentar hacer una “siesta de rescate” de una media hora para que llegue más descansado a la hora de acostarse. 

Habitualmente la primera siesta del día ocurre entre una hora y media y dos horas después de despertarse y es la más fácil de conseguir. La de media mañana puede hacerla mientras estáis en la calle, ya sea en el cochecito o la mochila. Por último, la de la tarde debería de ser la más larga y reparadora.

Siestas de los 9 a los 12 meses 

Es habitual que en algún momento de estas edades tu hijo esté preparado para pasar de 3 a 2 siestas. No será de un día para otro, pero si vas viendo que cada vez le cuesta más dormirse en alguna de las siestas intenta que haga una siesta de como mucho una hora y media por la mañana y otra más larga por la tarde. Intenta que como mínimo pasen 3 horas de una siesta a la otra para asegurarte que no duerme demasiado y repercuta negativamente en su sueño nocturno. 

Siestas de los 12 a los 18 meses

En este punto tu hijo estará listo para pasar de dos a una siesta al día.

Normalmente esta acostumbra a ser una siesta de unas dos horas y ocurre después de come y puede seguir haciéndola hasta aproximadamente los 3 o 4 años de edad.

 

Una vez más, recuerda que toda esta información acerca de las horas que deben durar la siestas y en qué momento hacerlas es orientativa. Lo principal es observar al niño y sus necesidades e ir probando hasta encontrar la rutina que os vaya bien a todos.

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies