La carga mental femenina

Hasta hace poco no tenía ni idea de que era la carga mental femenina.

Cuando no era madre tenía la sensación de que yo era la secretaria de mi hogar. Es decir, yo era la que me encargaba de apuntarme qué día y en qué hora habíamos quedado con los suegros para ir a comer a su casa, cuando nos íbamos de escapada o hacer la lista de la compra. Era consciente de ello pero no me importaba demasiado porque tenía mucho tiempo durante el día para dedicarme a mis propias cosas, con lo cual no me suponía un gran esfuerzo. 

Además había asumido que la capacidad de planificación y organización no eran el punto fuerte de mi pareja, por lo tanto tener la mayoría de cosas bajo control  me aportaba calma y tranquilidad.

Pero ¡Oh dios mío!, llegó un día en el que sin casi enterarme  me ascendieron y pasé de ser la secretaria a ser directamente la directora general, la project manager o cómo quieras llamarle. 

Vamos, que sin darme cuenta todo pasaba por mis manos y yo decidía, organizaba, planeaba, pensaba, recordaba… todo lo que pasaba en casa.

Y claro, ese ascenso vino acompañado de una hermosa bebé que me reclamaba todo el día, que necesitaba teta constantemente y que no quería despegarse de mi, ni yo de ella, con todo lo que eso conlleva.

No fue hasta unos meses más tarde que descubrí el término de la carga mental a través del libro de Samanta Villar, La carga mental femenina

A medida que iba leyendo no podía parar de mover la cabeza asintiendo. 

Eso de lo que hablaba ella en el libro era exactamente lo que me estaba ocurriendo a mi, y las palabras corresponsabilidad y conciliación retumbaban en mi mente una y otra vez.

¿QUÉ ES LA CARGA MENTAL?

El concepto carga mental hace referencia a la planificación, organización, coordinación y toma de decisiones en el ámbito del hogar y la pareja. Básicamente es estar pendiente de todo y terminar siendo la directora general de tu casa.

La carga mental significa tener el cerebro siempre ocupado pensando en las cosas pendientes, que no se te olvide nada y gestionar todo aquello relacionado con la familia.

Puede que haya quien la lleva bien, pero sostenida en el tiempo puede tener consecuencias muy negativas como problemas de pareja, estrés, ansiedad, depresión e incluso déficits cognitivos.

La carga mental es una carga invisible, pero la realidad es que la carga mental de las mujeres es mucho mayor que la de los hombres, ya que el peso principal de la familia aún recae en la mujer.

El 71% de las mujeres la experimenta,  frente a sólo  el 12% de los hombres

 

CUANDO LOS HOMBRES “AYUDAN”

-“¿Te ayudo en algo?

-“¿Que si me ayudas en algo? Es que no es algo, es todo”

-“No sé, pues dime algo concreto y lo hago”

Es muy habitual que todo el peso de la organización, la planificación y la gestión en general la lleven las mujeres. Aún actualmente escuchamos a menudo “Que suerte que tu marido te ayuda un montón”, y te aguantas para no soltar cuatro de frescas harta de que “te ayude” y aún tenerle que dar las gracias.

No, mi pareja no me ayuda, mi pareja hace su parte de lo que le toca para que esta casa funcione. 

El término ayudar en este contexto debería estar prohibido. Hacer la lista de la compra, pensar qué hacer para cenar, saber si faltan pañales, acordarte de pagar la excursión del niño, tener a punto la bata cuando toca  y mil cosas más, no son responsabilidades de la madre y frente a las que con suerte tu pareja te ayuda. Aunque la verdad es que es muy habitual que la pareja ejecute órdenes concretas y la mujer sea la que sepa qué toca en cada momento.

Como comenta Samanta Villar en su libro, no es suficiente con que ayuden y hagan una tarea que su pareja les ha asignado. Al miembro de la pareja que se encarga de la organización no le libera que la otra parte haga una labor si para ello ha tenido que ser la responsable de saber que se tenía que hacer y pedirle que la hiciera. Porque este saber conlleva un esfuerzo mental.

Si preguntas en qué puedes ayudar es que no estás compartiendo por igual la responsabilidad de la casa.

CÓMO DEJAR DE SER LA DIRECTORA GENERAL DE TU CASA

> Dividir las responsabilidades en el hogar

Ha llegado el momento de cambiar conciliación por corresponsabilidad. No hay suficiente con ayudar, sino que toca dividir, no solo las tareas, sino las responsabilidades a partes iguales entre los dos miembros de la pareja.

> Cambiar ideas y creencias

Culturalmente hemos ido asumiendo roles y responsabilidades que aún hoy en día vivimos como propias, cuando en realidad no lo son. La limpieza, el orden, las compras, el cuidado de los hijos, la organización de cumpleaños, cuidar de alguien de la familia si está enfermo, entre otras cosas, forman parte de esta lista que hay que empezar a vaciar y compartir.

> Simplificar

Apóyate de las nuevas tecnologías para simplificar y facilitar el día a día de la gestión del hogar. Son muy útiles los calendarios,  listas de tareas pendientes y listas de la compra compartidos. Es importante que cada uno se encargue de mantener al día una de las aplicaciones y que no recaiga siempre todo en la misma persona.

> Confía en tu pareja

Es muy habitual que cuando el otro intenta hacer algo lo hace a su manera y por lo tanto tú estés ahí fijándote en los pequeños detalles que  seguro que harías completamente diferente. Si no hay un peligro vital, deja que lo haga a su manera y confía en él. No pasa nada si un día la niña sale desconjuntada a la calle. 

> Disfruta de momentos para ti

Si hay algo en lo que te tienes que centrar para planificar bien y que no se te pase son los momentos para ti, para cuidarte y mimarte como te mereces. Al principio cuesta e incluso te sientes culpable y resulta difícil desconectar, pero es una gran inversión para poder estar mejor emocionalmente.

Cómo lo ves, ¿Habías oído hablar antes de la carga mental? ¿Te sientes identificada?

 

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies