¿El sueño de tu peque te hace sentir mal?

No es solamente el hecho objetivo de que duermes menos horas de las que tocaría, sino que además estás empezando a sentirte nerviosa cuando intentas acostarlo, pierdes los nervios cuando sabes que tienes que tener paciencia, y temes cada vez que se acerca la noche.

Sentirse triste, de mal humor, empezar a sentir ansiedad, evitar tener que ponerlo a dormir tú… ¿te suena?

La verdad es que cuando tienes un hij@ que le cuesta dormirse o que tiene muchos despertares al final acabas sintiendo que te pasas el día batallando con su descanso y no terminas de disfrutar de estar con el peque de buen humor.

Es más habitual de lo que crees, lo que pasa es que no se dice, porque seguro que todos los niños de tus vecinas y tus amigas duermen del tirón…igual que todo el mundo se queda embarazada a la primera ¿sabes?

Hoy te comparto algunas cosas que seguro que te irán muy bien para mejorar tu bienestar emocional, y como consecuencia la relación con tu peque y con su sueño:

BORRA LAS APPS DE REGISTROS

Las aplicaciones para registrar cuándo y cuánto duerme tu peque pueden ser muy útiles en determinados momentos para tener una idea general de cómo duerme, pero usarlas a diaro de forma rutinaria puede llegar a crearte ansiedad.

Mi recomendación es usarlas durante 15 días y luego si no es imprescindible dejar de utilizarlas. Te sentirás más tranquila.

OBSERVA A TU HIJ@ NO AL RELOJ

Está bien seguir unas rutinas y controlar que duerma a una hora aceptable, pero no te ofusques con cumplir horarios a rajatabla porque los bebés no son máquinas.

Céntrate en observar las señales de cansancio, eso es más importante que el reloj.

TÓMATE UN RESPIRO DE LAS REDES SOCIALES

En las redes sociales puedes encontrar apoyo y mucha información útil, pero a veces el exceso de información puede producir el efecto contrario y provocar ansiedad.

Además recuerda que lo que la gente comparte en las redes sólo es una parte de su vida, todas nos desquiciamos y gritamos en algún momento.

 

RECUERDA DESCANSAR CUANDO PUEDAS

Con esto no quiero decir que duermas cuando el niño duerma. Odio esa frase. Me refiero a que priorices tu cuerpo y tu mente.

Tener vida, la casa limpia, los niños felices y tú tranquila y descansada, todo a la vez es ciencia ficción.

 

NO OLVIDES EL AUTOCUIDADO

Parece que cuidarse es solamente ponerse una mascarilla o hacerse las uñas, pero no.

Cuidarse también es escucharte, darte espacio, escuchar música, parar, respirar, leer, escribir, lo que sea que te haga sentir bien.

Cómo se dice habitualmente, que la M de madre no borre la M de mujer.

 

HÁBLATE EN POSITIVO

Háblate bien, trátate bien. Tenemos tendencia a decir frases que nos hacen daño,

Tan fácil cómo mirarte al espejo y decirte “Lo estoy haciendo bien, y bien es suficiente. Adelante”

 

PIDE AYUDA

A veces entramos en una rueda de la que nos cuesta salir, pero sé sincera contigo mismo y que no te dé cosa pedir ayuda, ya sea para dormir a tu hij@ o para otras cosas cómo cocinar, limpiar o simplemente charlar.

Apóyate en tus amigos y familiares y si crees que lo necesita contacta con una psicóloga especializada.

En los meses que vienen me he propuesto profundizar más sobre el tema de nuestro bienestar emocional relacionado con el sueño de nuestros peques y de su crianza en general, porque no todo ese malestar que a veces sentimos se soluciona saliendo a cenar una noche con las amigas o haciéndonos una mascarilla.

Recuerda que en mi newsletter comparto cada mes una actividad terapéutica para que empieces a pensar en ti y a la vez mejores el descanso de tu hij@ ¿te apetece? ¡No te lo pierdas!

¿Cómo te hace sentir el sueño de tu peque?… O la falta de sueño vaya.

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies