Diferencia entre depresión postparto y babyblues

Durante el primer año después del parto las mujeres somos más vulnerables a sufrir ansiedad o depresión, y hay estudios que demuestran que la falta de sueño propicia la aparición de la depresión postparto.

No obstante, es importante diferenciar entre un estado de melancolía y nerviosismo normal durante las primeras semanas del bebé y una depresión postparto. 

En el primer caso puede considerarse una respuesta adaptativa a la nueva situación  y al desequilibrio hormonal que supone el parto y el postparto, mientras que en el segundo supuesto estamos delante de un problema grave que es fundamental identificar y tratar a tiempo para evitar que se cronifique.

···

¿Qué es el Baby Blues?

La mayoría de madres primerizas tienen sentimientos de vulnerabilidad, culpa, ganas de llorar, inestabilidad emocional e inseguridad durante las primeras semanas de vida de su bebé. A esta situación se la conoce como Baby Blues o tristeza postparto. 

Es un momento desagradable en el que se pasa mal, pero es pasajero y se considera que está dentro de la normalidad.

La diferencia con la depresión postparto es principalmente la corta duración, aproximadamente una o dos semanas, y que en el Baby Blues los síntomas acostumbran a ser más leves y de menor intensidad.

 

¿Qué hacer para mejorar si sientes que padeces el Baby Blues?

Tal como comentaba anteriormente ésta será una situación pasajera, pero igualmente es recomendable estar alerta para poder mitigar la sintomatología. Ante esta situación te puede ir bien:

– Asistir a grupos de crianza para compartir tus experiencias con otras madres que están viviendo el mismo momento que tú

– Si haces lactancia materna acudir a un grupo de apoyo a la lactancia que te ayude a solucionar las dudas que te vayan surgiendo

– Escribir tus pensamientos y emociones 

– Salir a la calle cada día a pasear y que te toque el aire, te irá genial a ti y a tu bebé

– Pedir y recibir ayuda para la realización de las comidas y las tareas del hogar

– Encontrar un rato para poder dormir y descansar,  ya sea cuando tu bebé duerma o cuando acabes de darle de comer y esté tranquilo con tu pareja u otra persona de referencia

 

¿Cuáles son los síntomas de la depresión postparto?

La sintomatología de la depresión postparto va más allá de las dos primeras semanas, y de hecho pueden aparecer en cualquier momento durante el primer año de vida del bebé.

Tendemos a imaginarnos la depresión postparto como un sentimiento de tristeza prolongado en el tiempo, pero en realidad los síntomas van mucho más allá.

Algunos de ellos pueden ser:

– Sentirse extremadamente cansada sin una razón aparente

– No poder dormir aunque tu bebé esté descansando plácidamente

– Preocuparte en exceso por el estado de salud del bebé 

– Ganar o perder mucho peso en poco tiempo

– Llorar con facilidad

– Irritabilidad, mal humor  y falta de paciencia

– Pérdida de autocontrol

– Sentirte incómoda  al estar con tu bebé

– Sentir que no puedes cuidar de tu bebé cómo te gustaría

– No querer que nadie que no seas tú se haga cargo del pequeño

– Preocupación porque el bebé no te quiere o no le gustas

– Dificultad para disfrutar de las cosas

¿Por qué es tan importante el tratamiento en la depresión postparto?

Es fundamental identificar y diagnosticar a tiempo la depresión y la ansiedad postparto para evitar que se cronifiquen.

Las mujeres que reciben el tratamiento adecuado acostumbran a ver remitir los síntomas al cabo de un año, mientras que si no se trata adecuadamente la sintomatología puede alargarse más allá del año y su calidad de vida disminuye drásticamente. 

Cuando una madre sufre depresión o ansiedad y no recibe ayuda sus relaciones personales y la dinámica familiar se ven afectadas directa y negativamente. Al mismo tiempo incrementa el riesgo para su hijo de sufrir dificultades a nivel emocional y conductual.

Hablar de salud mental en nuestra sociedad sigue siendo aún un tabú.

Y aún es más complicado cuando estás en un momento en el que se supone que tienes que ser  feliz y disfrutar de tu hijo y de la maternidad. 

La vergüenza, la culpa y el qué dirán acostumbran a ser las razones por las que por mucho que tengas identificados los síntomas y sientas que algo no va bien, procuras mantenerte en silencio y no compartir lo que te está ocurriendo, pensando que pronto vas a mejorar. 

Pero en la mayoría de casos, lejos de mejorar, lo que pasa es que poco a poco la sintomatología va en aumento y cada vez te sientes más desbordada y fuera de control. 

Habitualmente las mujeres no pedimos ayuda hasta que nos vemos absolutamente desbordadas y nos sentimos incapaces de salir del pozo en el que nos encontramos. 

Lo ideal sería contarlo a tu familia más cercana y recibir  ayuda de un profesional especializado  en salud mental perinatal al más mínimo síntoma para propiciar así una pronta recuperación.

No obstante, nunca es tarde para pedir ayuda y empezar a estar mejor.

El plan de recuperación debe de incluir los siguientes aspectos:

– Soporte personal por parte de la familia

– Soporte profesional por parte de un psicólogo especializado

– Acudir a un grupo de apoyo a la crianza

– Asesoramiento nutricional específico 

– Unas cuantas horas de sueño ininterrumpido

– Medicación y seguimiento psiquiátrico si fuera necesario

– Momentos concretos para cuidar de ti misma

– Realización de ejercicio suave como puede ser andar, yoga o pilates

– Fomentar las relaciones sociales positivas 

···

Como ves, es fundamental identificar a tiempo lo que te está ocurriendo y ponerte manos a la obra para mejorar la situación. En cuanto recibas la ayuda adecuada vas a empezar a sentirte mejor y esto va a repercutir muy positivamente en tu familia y en la relación con tu hijo.

No lo dudes, si sientes que puedes estar sufriendo una depresión o ansiedad postparto busca ayuda especializada.

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies

SI QUIERES QUE TE AYUDE A MEJORAR EL SUEÑO DE TU HIJ@ Y TU BIENESTAR EMOCIONAL RELLENA EL SIGUIENTE CUESTIONARIO Y ME PONDRÉ EN CONTACTO CONTIGO