Cuándo empiezan y terminan las regresiones del sueño

De repente un día tu bebé que dormía plácidamente 8 horas seguidas durante la noche y había incorporado el horario de las siestas empieza a dormir mal, a despertarse cada hora y a hacer siestas muy cortas y poco reparadoras. ¿Qué está pasando? Bienvenido al fascinante mundo de las regresiones del sueño.

En este artículo te contaba cuáles eran las características más habituales de las regresiones del sueño en los niños, el porqué ocurrían y cómo hacerles frente.

Por suerte sabemos que son una etapa pasajera, pero no por eso son fáciles de sobrellevar.

De hecho, no podemos evitarlas, pero si sabemos más o menos cuando acostumbran a ocurrir estará en nuestras manos anticiparnos y gestionarlas mejor.

Cada niño es un mundo y obviamente las necesidades y el desarrollo de cada uno será diferente en cada momento. Aún así, las regresiones acostumbran a estar relacionadas con determinados hitos del desarrollo, y por lo tanto es habitual que surjan en edades concretas.

Aún así, aunque veas una lista larga no te preocupes, no tienes porque notar cada una de ellas. De hecho hay algunas que parecen eternas y otras que puede que pasen sin tan siquiera darte cuenta.

Regresión de los 4 meses

Es seguramente de las crisis que más se notan y que más se alargan en el tiempo.

Hasta el momento el sueño de tu bebé tenía solamente dos fases y se dividía en ciclos de unos 45 minutos. A partir de esta edad tendrá que aprender a ir incorporando fases en el sueño hasta llegar a las 5 del sueño adulto. Además los ciclos aumentarán su duración hasta los 90 – 120 minutos.

Lo más frecuente de esta regresión es que aumentan los despertares nocturnos hasta que aprenda a enlazar las distintas fases. Además es probable que tu bebé necesite  más ayuda para volverse a dormir.

Regresión de los 7 meses

La regresión de los 4 meses dura aproximadamente hasta los 6 o 7 meses que es justo cuando empieza una nueva crisis. Así pues, es probable que no llegues a salir de una que ya te encuentres inmerso en otra.

En esta ocasión el causante de las dificultades para dormir de tu bebé está relacionado con la evolución física que observarás en él día a día. Va a aprender a sentarse solito, darse la vuelta y hacer la croqueta. Además, va a empezar la alimentación complementaria y tendrá ante él todo un mundo por descubrir.

Regresión de los 9 meses

En esta ocasión también hablamos de temas físicos. Tu bebé va a empezar a gatear e incluso a intentar ponerse de pie. Parece que tenga la sensación que dormir tanto en las siestas como durante la noche es una pérdida de tiempo y prefiere practicar todos estos aprendizajes que le proporcionan tanta libertad.

Regresión de los 12 meses

Alrededor del año de vida tu bebé empezará a decir algunas palabras con sentido e intención. Además intentará ponerse de pie y probar de andar agarrado de tu mano o de cualquier mueble que encuentre a su alcance. Otra vez parece que el mundo es demasiado maravilloso y lleno de estímulos interesantes como para perder el tiempo durmiendo.

Regresión de los 15 meses

Es probable que tu pequeño ya ande y además llega el momento de pasar de dos siestas a una. En este momento hay que estar atento de que no llegue demasiado cansado a la hora de dormir y si hace falta adelantar un poco la hora de ir a la cama.

Regresión de los 18 meses

Puede que en este momento pienses que ya lo tienes todo bajo control y que ya conoces cuáles son las necesidades y rutinas de tu hijo. Pero ya sabes que esto de la maternidad es un aprendizaje y un reto continuos. Tu pequeño está desarrollando sus habilidades lingüísticas y se está volviendo cada vez más independiente, lo que también se nota a la hora de dormir, pudiendo costar más que se duerma o que quiera hacer la siesta.

Regresión de los dos años

Es el temido momento del No. La aDOSlescencia. Sin ninguna duda un período en el que necesitamos una dosis extra de paciencia ya que parece que nos pongan a prueba. Como puedes imaginar este cambio de actitud también puede afectar al sueño y las rutinas de descanso de tu pequeño.

Regresión de los 3 años

Puede que a partir de los tres años aparezcan los terrores nocturnos y las pesadillas. Los miedos son frecuentes en estas edades y tu hijo necesitará una dosis extra de cariño para calmarse y dormirse. Además el hecho de probar de dejar el pañal durante la noche también puede afectar a la calidad de su descanso, y al tuyo, claro.

Como ves hay regresiones descritas para todos los gustos.

No sufras, y no te agobies, como te he dicho al principio, ¡no tienes porque notarlas todas! Pero no está demás saber que existen e identificarlas cuando te encuentres en ellas. Así sabrás a qué atenerte y cómo puedes ayudarle.

Si quieres saber más sobre las regresiones, cómo hacerles frente y mejorar vuestro descanso, no puedes perderte esto: PAUTAS PARA HACER FRENTE A LAS REGRESIONES

2 Comments
  • Cristina García
    Posted at 09:46h, 11 diciembre Responder

    Hola Nuria. Mi hijo en general ha dormido con despertares siempre. A los dos años pq aún pedía biberón, otras veces quizá por sobreexcitación. El ambiente de sueño es bueno, las rutinas y horarios son buenos. Ahora tiene 3 años y una hermana de 2 meses
    Este verano ha tenido alguna noche mala pero en general ha dormido bien. Pero desde septiembre se despierta mucho, me reclama solo a mí, con su padre se enfada cuando va a calmarle en sus despertares. A la hora de conciliar, el sueño a las 9 o 9,30 de la noche como mucho, dormirse no le cuesta pero necesita q yo esté tumbada con el . Qué opinas? Sera angustia por el cole, por la hermana. A veces se frota mucho la nariz… quizás alguna alergia?!los mocos habituales en colegiales tb pueden ocasionarle despertares?

    • Núria Jorba- Son Soneta
      Posted at 09:22h, 24 enero Responder

      Hola Cristina,

      creo que se junta un poco todo, pero en mi opinión el sueño no es más que un síntoma, no el problema en si.
      Lo que parece es que te necesita y te echa de menos, es normal con tantos cambios. Te recomiendo el cuento “Mamitis” y tal vez os podría ir bien una sesión de psicología para orientaros un poco y daros herramientas para gestionar estos sentimientos que él tiene y cómo poder ayudarlo.

      Saludos!

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies